Presupuesto¡Pedir Presupuesto! 900 102 770 info@mudanzaslasnaciones.com

Guia con consejos de cómo hacer y organizar una mudanza

Cuando tenemos que organizar una mudanza, los miedos y agobios empiezan a cobrar sentido en nuestras vidas. Esto es debido al ritmo de vida tan ajetreado en el que vivimos. Es fruto de una sociedad frenética que apenas nos deja tiempo libre para nuestros quehaceres personales. Por eso, tenemos que lidiar con la optimización de nuestro tiempo a diario. Y es que, una mala gestión del tiempo nos puede afectar a nivel físico, emocional e intelectual.

Por todo ello, tener que organizar una mudanza nos añade un plus caótico a nuestro día a día. “Si ya teníamos poco tiempo libre, ¿de dónde vamos a sacar el tiempo para una mudanza?” es el primer pensamiento que se nos viene a la mente cuando nos planteamos el cambio de residencia o de oficina.

Pero no debemos tirar la toalla y, con ella, nuestros sueños del nuevo hogar. Siguiendo una serie de pautas y consejos, podremos optimizar nuestro tiempo y simplificar el proceso que conlleva.

 

¿Cómo simplificar el proceso de la mudanza?

 

Desde Las naciones os vamos a enseñar 3 claves para que una mudanza sea una experiencia positiva y sea fácil de realizar:

  1. Tira cosas a la basura sin miedo: Esta es sin duda la parte más conflictiva de la mudanza. Decidir lo que nos quedamos y lo que se queda en el camino. Pero por muy complicado que nos resulte a nivel emocional, si tiramos a la basura o reciclamos todos los artículos que no usamos y son inútiles, podemos reducir en un 50% la cantidad de cajas que hay que trasladar.
  2. Organiza tu tiempo: No hagas una mudanza a lo loco, organiza tu tiempo y planifica bien tu agenda. Durante los traslados suelen surgir imprevistos que son muy complicados de solucionar si no tenemos margen para operar e introducir cambios.
  3. Contrata una empresa que te trasmita confianzaHay que ser realistas. Si estás desbordado de trabajo y no puedes conciliar tu vida laboral con la familia, ¿cómo esperas ser capaz de hacer una mudanza tú sólo?

Contar con los servicios de una empresa de mudanzas evitará que tengáis que hacer el 100% del trabajo tú y tu familia. Pudiendo dedicar ese tiempo para hacer tu agenda, descansar unos días o reducir el tiempo que tardamos en hacer el traslado. Y es que, incluso si alquilamos nosotros mismos una furgoneta, lo más normal es que tengamos que dar varios viajes y pedir ayuda a amigos y familiares. Mientras que una empresa de Mudanzas cuenta con camiones grandes y preparados. Disponen de los permisos para cargar y descargar los contenidos, además de las rutas con menos tráfico. Tienen la capacidad de montar y desmontar muebles en cuestión de minutos.

 

¿Cómo organizar tu mudanza si vives en una ciudad?

Puede que vivir en una capital tenga muchas ventajas, pero cuando se trata de hacer una mudanza las características de las grandes ciudades no ayudan en absoluto. Realizar una mudanza en una ciudad con millones de habitantes es complicado por múltiples motivos, desde la dificultad de conseguir una empresa de mudanzas disponible durante el período de tiempo que queremos, hasta los problemas de tráfico, el precio, donde guardar los muebles, o el tiempo que tarda en completarse el proceso.

Para sobrevivir a una mudanza sin estrés en una ciudad grande, os adelantamos 4 consejos que son imprescindibles:

  1. Pide un presupuesto final: Aquí hay que tener sentido común y darse cuenta que un presupuesto para una mudanza puede ser final o no. Si conseguimos cerrar un presupuesto final, la empresa se tendrá que hacer cargo de los imprevistos, pero si tenemos la mala suerte de contratar una empresa poco profesional, nos podrán cargar costes extra que podrán disparar el precio final de la factura.
  2. ¿Tienen guardamuebles? Reconócelo, tienes una cantidad de cajas en casa que asusta. Y el hecho de tener que mudarte a una nueva casa, que todavía está sin pintar (o con la cocina sin montar) te aterra. En nuestro caso ofrecemos servicio de guardamuebles. Un edificio en el que puedes dejar los muebles por tiempo indefinido y que cuenta con seguridad 24 horas, por lo que sus enseres personales siempre estarán a buen recaudo.
  3. Servicio personalizado: Porque no todas las familias son iguales, antes de contratar el servicio de una empresa de mudanzas tenemos que asegurarnos que serán flexibles y nos darán la posibilidad de estructurar la mudanza de forma personal y de acuerdo a nuestras necesidades. La posibilidad de acceder a un servicio personalizado y adaptado a cada uno de los clientes se traduce en una experiencia positiva que tiene más valor comercial que la mejor campaña de marketing que se pueda pagar.
  4. Exige que te lleven al punto verde: A pesar de que la normativa española obliga por ley a que se acuda al punto verde para reciclar todo tipo de muebles electrodoméstico u objetos que contaminen, lo cierto es que hay muchas empresas que se lavan las manos. Nuestra empresa fue la primer empresa en España con el certificado EMAS.

 

 

Los errores que debemos evitar 

Repasemos los 5 errores más comunes que realizamos las personas al hacer una mudanza:

  1. Acumular objetos inservibles: Hay que ser honestos. ¿Cuántos años haces que no te pones ese vestido? ¿De verdad necesitas guardar un libro que acumula polvo desde hace 20 años y que nunca vas a leer? Una de las reglas de oro de las mudanzas es que sólo debes llevarte a la casa nueva los objetos que son realmente útiles. Ya sea ropa, juguetes, libros o muebles; si hay algo que llevas meses o años sin utilizar, deshazte de él.
  2. Pintar después de haberte mudado: Otro de los errores más comunes que suceden por culpa de la prisa, es mudarnos al nuevo domicilio sin pintar. ¡Muy mal! Aunque a priori hayamos acelerado la mudanza, después vamos a pasarnos 2 semanas limpiando gotas de pintura y sin poder disfrutar de nuestro hogar.
  3. Ser sentimental: La nostalgia es tu enemigo. Por una semana tendrás que cerrar tu corazón y enterrarlo. A pesar de que ese peluche mohoso te haya acompañado desde hace 25 años, tal vez sea un buen momento para deshacerte de él y ganar un poco de espacio en tu armario nuevo.
  4. No pedir ayuda: Cuando vivimos en una ciudad muy grande como Madrid, Londres o  Barcelona, el proceso de hacer una mudanza se complica por 3. No sólo hay que tener en cuenta factores como el tráfico, sino que las distancias son mucho mayores, lo que nos obliga a alquilar vehículos de transporte. ¿Crees que puedes hacer todo esto tú sólo? Para evitar un exceso de estrés lo adecuado es pedir ayuda a algún familiar o amigos y, si no disponemos de conocidos o nuestra mudanza es complicada, lo mejor es contratar una empresa de servicios en Madrid, o en cualquiera de las ciudades donde vivamos.
  5. Ser impaciente: La paciencia es una virtud que se pierde fácilmente cuando estamos en mitad de una mudanza. No sólo hay que planear cientos de pequeñas tareas, sino que la imposibilidad de hacerlo todo nosotros mismos suele desembocar en un período de ansiedad bastante común en el 90% de las personas. Hay que ser realista, marcarse unos plazos coherentes y comprender que una mudanza es una actividad difícil que requiere su tiempo.
  6. Desmonta los muebles: Aunque creas que esa estantería o esa mesa pequeña caben bien por la escalera, las empresas de mudanzas tenemos la experiencia de que es muy fácil que algún mueble sufra daños durante el transporte. Los muebles están hechos para estar quietos, si los mueves de forma brusca los tornillos pueden dañar la madera, estropear la estructura y que nos queden las baldas ladeadas. En el peor de los casos se puede romper el mueble o incluso estropear el suelo o la pared.
  7. Limpia todo antes: Ya sea la casa nueva o la antigua, todas las empresas de mudanzas recomiendan que limpies todo antes de embalarlo, así como dejar la casa nueva pintada y limpia antes de mudarte.
  8. Si tienes cosas valiosas contrata un seguro: ¿Tienes el seguro de tu casa en regla? Es muy importante que antes de hacer la mudanza te asegures que el seguro de tu casa está pagado y vigente. Si durante la mudanza descubres cualquier tipo de daño es el momento de llamar al seguro, si no tu vivienda puede perder valor en el mercado por necesitar reformas. Si encima tienes objetos de gran valor, un seguro extra te cubrirá las espaldas frente a imprevistos.
  9. Haz un inventario: A pesar de que las empresas de mudanzas están formadas por profesionales, cuando toda la familia contribuye a empaquetar los artículos personales, trasladar objetos y tirar basura, es muy sencillo que alguien se equivoque de caja y la coloque en otro sitio o la ponga en el lado de la basura.

 

Consejos para una mudanza en un piso compartido

A continuación vamos a repasar una pequeña lista con las 5 claves que tenemos que tener en cuenta. Especialmente si hacemos una mudanza en un piso compartido:

  1. Organiza tu horario: En teoría este punto debería ser un paso común en todo tipo de mudanzas. Es totalmente indispensable contar con un horario actualizado de todos los compañeros de piso para evitar molestias. Si tienes un compañero de piso que trabaja de noche y duerme por la mañana, sería bueno organizar la mudanza por la tarde.
  2. Consulta a tus compañeros de piso. ¿Tienes que trabajar y te cuesta encontrar días para hacer la mudanza? Una de las ventajas de tener compañeros de piso es que, además de recoger tus paquetes cuando no estás, también pueden echarte una mano cuando venga la empresa de mudanzas.
  3. Comparte costes de traslado. En la actualidad la economía colaborativa está causando sensación por todas las ventajas que suponen para los usuarios. Empresas como Mudanzas Las Naciones permiten a varios clientes compartir un mismo camión para ahorrar dinero en el traslado ( Fletes).
  4. Recicla y reutiliza. Una de las reglas de oro de la sociedad moderna es que tenemos la obligación de recicla. Debemos reducir la huella que causamos en el medio ambiente y en el planeta. Reciclando, ayudaremos al medio ambiente y nos sentiremos realizados a nivel personal.
  5. Recupera dinero vendiendo cosas usadas. La mayoría de personas que comparten una vivienda lo hacen para ahorrar dinero y tener menos gastos fijos por el alquiler. Y es que, mientras que un piso pequeño en ciudades como Madrid no baja de los 800 o 1.000€, si buscamos un piso compartido la factura se puede dividir entre varias personas y así vivir independiente es más accesible.

 

 

Consejos en la organización

Lo primero a tener en cuenta es una agenda en la que debemos organizar todos los detalles. Es importante que esta lista esté presente durante todo el proceso de la mudanza. Y que esta abarque desde la planificación hasta después de la misma. Siguiendo una serie de consejos, conseguiremos reducir el número de cajas que tendremos que trasladar en la mudanza:

  1. Organiza las cosas por categoría, no por habitación. Mete en cajas toda la ropa junta, no mezcles artículos de la misma habitación. Es mejor que haya 10 cajas marcadas como ropa que contengan la ropa de toda la familia, que 30 cajas donde todo esté mezclado y luego no encontremos nada. Piénsalo.
  2. Guarda sólo las cosas que te hagan feliz. A lo largo de los años todos acumulamos regalos que no nos gustan o artículos que ya no usamos porque nos hemos cansado de ellos. Cuando hacemos una mudanza es el momento de eliminar todas las cosas que no usamos.
  3. Utiliza cajas vacías como solución de almacenaje. En vez de abarrotar tus armarios, utiliza las cajas que te han sobrado de la mudanza para meter debajo de la cama o en otros sitios algunas cosas que sólo utilices en una época determinada: ropa de temporada, colchas y edredones, decoración de Navidad…
  4. Aprovecha para hacer limpieza sólo. Si hoy toca hacer limpieza a fondo, la haremos sin piedad. Para ello, será mejor que la hagamos nosotros solos, sin ayuda de amigos o familiares. ¿Quién sería capaz de tirar aquel suéter navideño con campanitas que nos regaló nuestra suegra con la suegra delante? Estar sólo mejor para evitar situaciones incómodas a la hora de deshacernos de cosas que no queremos o no necesitamos y que, sin embargo, están ocupando un espacio muy valioso.

 

Mudanza respetuosa con el Medio Ambiente

A continuación vamos a proponerte una lista de consejos para una mudanza con el mínimo impacto medioambiental posible:

  • ¿Qué vas a hacer con los electrodomésticos? Si te vas a mudar y tienes la suerte de haber comprado todos los electrodomésticos nuevos, no tires los antiguos. Si están rotos se pueden reparar, puedes venderlos o regalarlos a familiares o a personas que lo necesitan. A lo mejor puedes llevarte un microondas al trabajo para que podáis usarlo todos los compañeros, o puedes llevar esa nevera al banco de alimentos que siempre necesitan ayuda.

 

  • El punto verde es tu amigo. Cualquier tipo de componente electrónico, muebles grandes o material para reciclar hay que llevarlo al punto verde. La legislación vigente obliga al uso del punto verde para todo tipo de eventos que requieran desechos a gran escala. Aunque muchas personas no suelen cumplirlo. Para evitar problemas con la ley y ayudar al medio ambiente, es imprescindible acudir al punto verde.

 

  • Acude a una tintorería. Si tienes que limpiar muchas cortinas, sábanas o ropa de abrigo es recomendable que acudas a una tintorería. La limpieza es más rápida, con productos más efectivos. Lo que nos evitará tener que poner 200 lavadoras y secadoras. Una tintorería tiene máquinas mucho más eficientes energéticamente. Además, como lavan una gran cantidad de ropa a la vez, ahorran energía y productos de limpieza.

 

  • Reutiliza las cajas de cartón. Después de una mudanza, podremos utilizar las cajas de cartón para almacenaje del hogar. Aunque también podremos reciclarlas. Desde la Naciones, somos especialistas en reciclar este tipo de cajas. Las recogemos en el domicilio y nos encargamos de todo sin suponer coste alguno para el cliente que lo solicite.

 

  • Usa una empresa de mudanzas para el transporte. Las empresas de mudanzas suelen estar especializadas en el tráfico de las ciudades. Lo primero que habrá que saber es que es una gran ciudad con muchas congestiones de tráfico. Las empresas deberán saber el mejor horario de transporte y las rutas más cortas. Además, deberán de disponer de vehículos grandes habilitados. Un camión grande puede dar un viaje llevando el mismo número de cajas que una furgoneta pequeña en 20 viajes. Por lo que el gasto en combustible es muchísimo menor y, con él, reducimos la contaminación del aire.

 

 ¿Qué objetos deben guardarse en cajas y cuales en bolsas?

A la hora de embalar nuestras pertenencias, posiblemente nos entre la duda acerca de qué podemos meter en cajas y qué podemos meter en bolsas. Bien, esto se podría definir de una manera sencilla. Los objetos frágiles, como vajillas, deberán de ir guardados en cajas para poder brindarles mayor seguridad en el traslado.

Por otro lado, los objetos blandos, como la ropa, podremos meterla en cajas o bolsas, según nos sea más cómodo y sencillo. Además, como hemos señalado anteriormente, podremos utilizar estas prendas de ropa, mantas o sábanas, para proteger los objetos más frágiles dentro de las cajas. Respecto a los cojines, también nos podrán servir para separar los muebles unos de otros en el camión de mudanzas, para evitar roces y posibles arañazos o abolladuras.

Una vez que lo vayamos guardándolo todo, deberemos ir etiquetando cada caja y bolsa para poder facilitar luego el desembalaje. Podremos hacer una lista de lo que contienen o simplemente especificar la categoría (ropa, libros…). Además, podremos marcar con números la habitación a la que pertenecen dichas cajas o bolsas.

Sabemos que puede ser muy estresante todo el asunto de la mudanza, por eso, mudanzas Las Naciones estamos dispuestos a brindarle asistencia durante todo su proceso de mudanza, para hacer de esta una mejor experiencia.

 

¿Realizar una mudanza con una empresa o por tu cuenta?

 

Finalmente, desde Las Naciones nos gustaría hablaros de la importancia del transporte en una mudanza, ya que sabemos que es uno de los últimos aspectos a los que se les suele prestar atención cuando hablamos de una mudanza.

¿Vamos a alquilar una furgoneta? ¿Sabemos conducir un camión pesado? Si nos tenemos que hacer estas preguntas, tal vez sea hora de plantearnos contar con la ayuda de profesionales cualificados en el sector.

El primer síntoma de que la mudanza que estamos organizando es demasiado grande y que es necesario contar con los servicios de una empresa profesional de mudanzas, es cuando necesitamos dar muchos viajes aunque alquilemos un vehículo para cargar las cajas. Para conducir un camión grande hay que tener un permiso especial que muy pocas personas tienen y, sin este tipo de vehículos, la mudanza se puede alargar de forma alarmante. El proceso de la mudanza no sólo se vuelve tedioso, sino que llega a ser peligroso y nos puede llevar más tiempo de la cuenta. Lo que se traduce en más gasto al tener que mantener el vehículo alquilado durante más días, tiempo extra que le restamos al resto de tareas, estrés gratuito y el inconveniente de tener que pedir ayuda a familiares y amigos durante varios días.

Además, es importante recalcar que no están igual de equipadas las furgonetas de alquiler que un camión de mudanzas. Un camión de mudanzas está diseñado para hacer mudanzas, por lo que está equipado para garantizar un traslado exitoso. Sin embargo, una furgoneta normal no. Por lo que podremos tener problemas ante frenazos bruscos, giros cerrados en la ruta….

Cuando la mudanza que necesitamos hacer es grande, son tantos los inconvenientes que se presentan que, económicamente, no compensa intentar hacerla por uno mismo. Ya no hablamos desde el punto de vista de una empresa que te dice esto para recomendar sus servicios, sino que a nivel práctico es poco realista.

¿Cuántas personas tienen la capacidad de desmontar muebles y trasladarlos? Tareas simples como el traslado de una cocina o una librería requieren de más conocimientos de los que nos imaginamos. Básicamente porque el objetivo de hacer una mudanza es la de llevarnos nuestros enseres personales a una nueva vivienda para seguir usándolos como hasta ahora.

Y aquí termina nuestra guía. Hemos querido explicaros todos los aspectos más importantes, dudas que nos plantean nuestros clientes, consejos y errores a evitar. Esperamos que os haya servido de ayuda y hayamos podido facilitaros un poquito vuestro trámite de mudanza.

¿Como o cual es el proceso de una mudanza?

1º Cuando un cliente entra en contacto
Independientemente del medio, realizamos una serie de preguntas para ajustarnos tanto en medios técnicos como en en precio al servicio ideal que el cliente realmente necesita.

¿Por qué necesitamos estas respuestas para el servicio de mudanzas en Madrid?

Cuánta más información recabamos, mejor podremos entender su servicio. Preguntas como nombre y apellidos, si hay ascensor, direcciones exactas de origen y destino y demás, hacen posible que nuestro equipo técnico realice una valoración certera de los medios necesarios para realizar una mudanza idónea.

2º Una vez reunida toda la información
Se analiza con un técnico, para realizar el presupuesto si el traslado de las mudanzas en Madrid es un volumen pequeño y tenemos una relación exacta del servicio o para realizar una visita técnica al domicilio por ser un servicio de medio o gran volumen, en tal caso, el técnico se pondrá en contacto sin compromiso ni coste, el día y hora que mejor le convenga.
3º Después de la visita técnica
Un equipo especializado analiza los datos y ofrecemos el presupuesto más adecuado según los datos, teniendo en cuenta el volumen, accesos, pesos, tiempos, cantidad de personal necesario, etc, ajustando y ofreciendo la mejor calidad, tranquilidad y precio, sin perjudicar al cliente, puesto que muchos presupuestos escatiman en puntos clave de una mudanza que a simple vista no se perciben pero en el traslado sí, como materiales de embalaje no profesionales, seguros que no corresponden, camiones no idóneos para el transporte, sin posibilidad de grúas, menos cantidad de personal, personal no cualificado, lo cual prolonga durante horas el servicio terminando incluso a altas horas de la madrugada y con desperfectos.
4º Aceptado el presupuesto
Se fija la fecha de la mudanza en Madrid, sólo deberá abrirnos la puerta, y ver cómo un equipo especializado realiza el servicio, usted siga su día a día sin estrés ni preocupaciones.

A otros clientes les ha interesado estos artículos: