Seleccionar página

Cómo hacer una mudanza. Guía paso a paso

Cuando tenemos que organizar una mudanza rápida, los miedos y agobios empiezan a cobrar sentido en nuestras vidas. Esto es debido al ritmo de vida tan ajetreado en el que vivimos. Es fruto de una sociedad frenética que apenas nos deja tiempo libre para nuestros quehaceres personales. Por eso, tenemos que lidiar con la optimización de nuestro tiempo a diario. Y es que, una mala gestión del tiempo nos puede afectar a nivel físico, emocional e intelectual.

Por todo ello, tener que organizar una mudanza nos añade un plus caótico a nuestro día a día. “Si ya teníamos poco tiempo libre, ¿de dónde vamos a sacar el tiempo para la mudanza?” es el primer pensamiento que se nos viene a la mente cuando nos planteamos el cambio de residencia o de oficina.

Pero no debemos tirar la toalla y, con ella, nuestros sueños del nuevo hogar. Siguiendo una serie de pautas y consejos, podremos optimizar nuestro tiempo y simplificar el proceso que conlleva, haciendo una mudanza rápida.

 

¿Cómo simplificar el proceso de la mudanza?

Organizar una mudanza es un proceso que, a priori, nos va a resultar muy complejo. Por eso mismo, todo el tiempo que podamos ahorrar y siguiendo todos los consejos que tengamos a nuestro alcance, podremos simplificarlo al máximo, facilitando todo el proceso y garantizando el éxito al finalizar con ello.

Desde Las naciones os vamos a enseñar 3 claves para que una mudanza sea una experiencia positiva y sea fácil de realizar:

  1. Tira cosas a la basura sin piedad: Esta es sin duda la parte más conflictiva de la mudanza. Decidir lo que nos quedamos y lo que se queda en el camino. Pero por muy complicado que nos resulte a nivel emocional, si tiramos a la basura o reciclamos todos los artículos que no usamos y son inútiles, podemos reducir en un 50% la cantidad de cajas que hay que trasladar.
  2. Organiza tu tiempo: No hagas una mudanza a lo loco, organiza tu tiempo y planifica bien tu agenda. Durante las mudanzas suelen surgir imprevistos que son muy complicados de solucionar si no tenemos margen para operar e introducir cambios.
  3. Contrata una empresa de mudanzasHay que ser realistas. Si estás desbordado de trabajo y no puedes conciliar tu vida laboral con la familia, ¿cómo esperas ser capaz de hacer una mudanza tú sólo?

Contar con los servicios de una empresa de mudanzas evitará que tengáis que hacer el 100% del trabajo tú y tu familia. Pudiendo dedicar ese tiempo para hacer tu agenda, descansar unos días o reducir el tiempo que tardamos en hacer la mudanza. Y es que, incluso si alquilamos nosotros mismos una furgoneta, lo más normal es que tengamos que dar varios viajes y pedir ayuda a amigos y familiares. Mientras que las empresas de Mudanzas de Madrid, o cualquier ciudad grande, cuentan con camiones grandes preparados, disponen de los permisos para cargar y descargar los contenidos, además de las rutas con menos tráfico. Tienen la capacidad de montar y desmontar muebles en cuestión de minutos.

 

¿Cómo organizar una mudanza en una ciudad?

Puede que vivir en una capital tenga muchas ventajas, pero cuando se trata de hacer una mudanza las características de las grandes ciudades no ayudan en absoluto.

Realizar una mudanza en una ciudad con millones de habitantes es complicado por múltiples motivos, desde la dificultad de conseguir una empresa de mudanzas disponible durante el período de tiempo que queremos, hasta los problemas de tráfico, el precio, donde guardar los muebles, o el tiempo que tarda en completarse el proceso.

Para sobrevivir a una mudanza sin estrés en una ciudad grande, os adelantamos 4 consejos que son imprescindibles:

  1. Pide un presupuesto final: Aquí hay que tener sentido común y darse cuenta que un presupuesto para una mudanza puede ser final o no. Si conseguimos cerrar un presupuesto final, la empresa se tendrá que hacer cargo de los imprevistos, pero si tenemos la mala suerte de contratar una empresa poco profesional, nos podrán cargar costes extra que podrán disparar el precio final de la factura.
  2. ¿Tienen guardamuebles?: Reconócelo, tienes una cantidad de cajas en casa que asusta. Y el hecho de tener que mudarte a una nueva casa, que todavía está sin pintar (o con la cocina sin montar) te aterra.

Para evitar estrés innecesario y dar más libertad a sus clientes, Mudanzas Las Naciones ofrece su servicio de guardamuebles. Un edificio en el que almacenar muebles por tiempo indefinido y que cuenta con seguridad 24 horas, por lo que nuestros enseres personales siempre estarán a buen recaudo.

  1. Servicio personalizado:Porque no todas las familias son iguales, antes de contratar el servicio de una empresa de mudanzas tenemos que asegurarnos que serán flexibles y nos darán la posibilidad de estructurar la mudanza de forma personal y de acuerdo a nuestras necesidades. La posibilidad de acceder a un servicio personalizado y adaptado a cada uno de los clientes se traduce en una experiencia positiva que tiene más valor comercial que la mejor campaña de marketing que se pueda pagar.
  2. Exige que te lleven al punto verde: A pesar de que la normativa española obliga por ley a que se acuda al punto verde para reciclar todo tipo de muebles electrodoméstico u objetos que contaminen, lo cierto es que hay muchas empresas que se lavan las manos. Si tienes conciencia ecológica, te gusta el civismo y quieres proteger el medio ambiente, contar con empresas como Mudanza Las Naciones, que es la primer empresa en España con el certificado EMAS, da una gran tranquilidad.

 

Los errores que debemos evitar en una mudanza

A continuación, en este blog vamos a repasar los 5 errores más comunes que realizamos las personas al hacer una mudanza:

  1. Acumular objetos inservibles: Hay que ser honestos. ¿Cuántos años haces que no te pones ese vestido? ¿De verdad necesitas guardar un libro que acumula polvo desde hace 20 años y que nunca vas a leer? Una de las reglas de oro de las mudanzas es que sólo debes llevarte a la casa nueva los objetos que son realmente útiles. Ya sea ropa, juguetes, libros o muebles; si hay algo que llevas meses o años sin utilizar, deshazte de él.
  2. Pintar después de haberte mudado: Otro de los errores más comunes que suceden por culpa de la prisa, es mudarnos al nuevo domicilio sin pintar. ¡Muy mal! Aunque a priori hayamos acelerado la mudanza, después vamos a pasarnos 2 semanas limpiando gotas de pintura y sin poder disfrutar de nuestro hogar.
  3. Ser sentimental: La nostalgia es tu enemigo. Por una semana tendrás que cerrar tu corazón y enterrarlo. A pesar de que ese peluche mohoso te haya acompañado desde hace 25 años, tal vez sea un buen momento para deshacerte de él y ganar un poco de espacio en tu armarionuevo.
  4. No pedir ayuda: Cuando vivimos en una ciudad muy grande como Madrid, Londres o  Barcelona, el proceso de hacer una mudanza se complica por 3. No sólo hay que tener en cuenta factores como el tráfico, sino que las distancias son mucho mayores, lo que nos obliga a alquilar vehículos de transporte. ¿Crees que puedes hacer todo esto tú sólo? Para evitar un exceso de estrés lo adecuado es pedir ayuda a algún familiar o amigos y, si no disponemos de conocidos o nuestra mudanza es complicada, lo mejor es contratar una empresa de servicios en Madrid, o en cualquiera de las ciudades donde vivamos.

Este error es uno de los más peligrosos, porque si tenemos plazos ajustados para realizar la mudanza nos podemos ver sobrepasados. Y al final, el coste de incumplir los plazos es mayor que el de contratar a profesionales de mudanzas o el invitar a comer un par de días a tus amigos para que te ayuden.

  1. Ser impaciente: La paciencia es una virtud que se pierde fácilmente cuando estamos en mitad de una mudanza. No sólo hay que planear cientos de pequeñas tareas, sino que la imposibilidad de hacerlo todo nosotros mismos suele desembocar en un período de ansiedad bastante común en el 90% de las personas. Hay que ser realista, marcarse unos plazos coherentes y comprender que una mudanza es una actividad difícil que requiere su tiempo.

 

Consejos

Una vez que hemos visto cómo podemos simplificar el proceso y de qué debemos saber acerca de una mudanza en una ciudad, llega la hora de hacer la mudanza.

Al hablar de mudanzas, tenemos que tener en cuenta los tiempos ya que, como hemos visto, la optimización del tiempo es algo prioritario para nosotros. Además, muchas veces, contamos con tiempos marcados por terceros, como el casero de la antigua vivienda, la empresa de reformas de la nueva, etc… Bien, si tenemos unos tiempos marcados, lo primero que deberemos hacer es no entrar en pánico y aceptar que se tiene una fecha de mudanza que no se puede posponer. Mientras más rápido asumamos esto, más rápido seremos capaces de ponernos a trabajar. Aceptar que tenemos que mudarnos en poco tiempo es más sencillo cuando asumimos que algunas cosas están fuera de nuestro control.

Una mudanza rápida es totalmente factible si consideras las opciones viables de una forma realista. Para ello conviene que te hagas una serie de preguntas como, ¿cuántos días tengo hasta la mudanza?, ¿cuán ajustado es tu presupuesto de mudanza actual?, ¿puedes pagar a una empresa de mudanzas?, de no ser así, ¿podrás reunir a un grupo de amigos fiable que te ayuden con la mudanza?

También conviene que crees un calendario, en el que designes una página para cada día que tienes hasta el momento de la mudanza. Luego escribe todas las tareas urgentes que debes completar y especifica un determinado tiempo a cada una. Una vez que tengas esto definido, es hora de preparar una carpeta en la que incluyas toda la documentación de tu mudanza. Esto incluye documentos importantes como el contrato de mudanza, estimaciones, cotizaciones de mudanzas, listas de inventarios, facturas, etc. También es buena idea que tomes fotos de tus pertenencias antes de hacer las maletas o que las envíes a embalar.

En cuanto al embalaje, es recomendable optar por contenedores móviles y, a ser posible, transportar los armarios y muebles con cajones llenos. De esta forma, se ahorrará mucho tiempo y espacio de almacenamiento. La ropa se puede embalar al instante envolviendo las prendas con bolsas para basura y los objetos frágiles como porcelana o cristalería, se pueden envolver usando cualquier toalla, calcetines u otras piezas de ropa que, además, pueden servir para amortiguar o como material de relleno de la cajas.

Aunque muchas personas piensan que una mudanza se puede hacer sobre la marcha, lo cierto es que es una tarea mucho más complicada de lo que, a priori, parece. Si queremos evitar todo tipo de imprevistos, gastos extra de dinero o sorpresas en la estructura que necesiten una reforma, tenemos que prestar especial atención a la organización de nuestra mudanza.

 

Qué no debemos olvidar

Cada empresa de mudanzas tiene su estilo, algunas ofertan más servicios y otras menos, pero sin duda hay algunas tareas que todos los profesionales de las mudanzas aconsejan hacer antes de empezar la mudanza. En este blog os vamos a hacer una pequeña lista con los 5 más importantes:

  1. Pide un presupuesto: ¿Sabes lo que necesitas? ¿Vas a embalar tú mismo las cajas? Si tienes dudas sobre qué tipo de mudanza te interesa más, es imprescindible que preguntes, ya que la misma empresa suele ofrecer mudanzas para varios tipos de bolsillos. Desde una mudanza sencilla que sólo se encargue del transporte, hasta una mudanza completa que incluya limpieza, embalaje y ensamblaje de muebles.
  2. Desmonta los muebles: Aunque creas que esa estantería o esa mesa pequeña caben bien por la escalera, las empresas de mudanzas tenemos la experiencia de que es muy fácil que algún mueble sufra daños durante el transporte. Los muebles están hechos para estar quietos, si los mueves de forma brusca los tornillos pueden dañar la madera, estropear la estructura y que nos queden las baldas ladeadas. En el peor de los casos se puede romper el mueble o incluso estropear el suelo o la pared.
  3. Limpia todo antes: Ya sea la casa nueva o la antigua, todas las empresas de mudanzas recomiendan que limpies todo antes de embalarlo, así como dejar la casa nueva pintada y limpia antes de mudarte. A pesar de que Mudanzas Las Naciones ofrece mudanzas rápidas y reduciendo al mínimo cualquier tipo de residuo, es mucho más fácil para nosotros y para el cliente si la vivienda está acondicionada antes de realizar la mudanza.
  4. Si tienes cosas valiosas contrata un seguro: ¿Tienes el seguro de tu casa en regla? Es muy importante que antes de hacer la mudanza te asegures que el seguro de tu casa está pagado y vigente. Si durante la mudanza descubres cualquier tipo de daño es el momento de llamar al seguro, si no tu vivienda puede perder valor en el mercado por necesitar reformas. Si encima tienes objetos de gran valor, un seguro extra te cubrirá las espaldas frente a imprevistos.
  5. Haz un inventario: A pesar de que las empresas de mudanzas están formadas por profesionales, cuando toda la familia contribuye a empaquetar los artículos personales, trasladar objetos y tirar basura, es muy sencillo que alguien se equivoque de caja y la coloque en otro sitio o la ponga en el lado de la basura.

 

La lista imprescindibles para tu mudanza

Las mudanzas suponen, para la mayoría de las personas que deben hacerlas, un verdadero problema. El hecho de que no recurrir a este tipo de servicios de manera frecuente hace que nos encontremos perdidos preguntándonos por dónde debemos comenzar. Así que vamos a ayudarte con un check-list de los imprescindibles a la hora de hacer tu mudanza. Así que si te encuentras en pleno proceso para trasladarte de oficina o de vivienda, deberías tomar nota porque te resultará muy útil para agilizar la mudanza rápidamente:

  1. Organiza todas las cosas que vas a llevarte:Si todavía no lo has hecho, ha llegado el momento de hacer limpieza y deshacerte de todo aquello que no vas a necesitar para evitar trasladarlo sin sentido a la nueva ubicación. Esto te permitirá́ ahorrar espacio y simplificar el proceso para hacerlo más fácil y eficaz.
  2. En cuanto tengas todo organizado, piensa o busca asesoramiento sobre su embalaje más adecuado para poder transportarlos con seguridad. Al mismo tiempo, aprovecha el proceso de embalaje para colocar etiquetas identificativas que te ayuden luego a colocarlo todo en su nuevo sitio.
  3. Con el lápiz en la mano y todo listo para transportar, elige a la mejor empresa para hacer el traslado. En el paso anterior puede que ya te hayan asesorado sobre el tema, como hacen en Mudanzas Las Naciones. Contar con una compañía en un paso previo puede ayudarte a que todo salga bien desde el principio.
  4. Calcula con tu empresa el presupuesto total y la planificación de la ruta para saber la hora a la que se partirá́ y llegará a destino. Es importante que la empresa te explique todo el proceso para evitar problemas más adelante.
  5. Prepárate para olvidarte de todo y que sea la compañía la que se encargue de la carga, descarga y transporte de todo lo que necesitas cambiar de ubicación.
  6. Distribuye todas tus cosas en su nuevo lugar y disfrútalo, hasta que de nuevo tengas que mudarte. Si tu experiencia ha sido buena, la próxima vez no tendrás tanto miedo a las mudanzas.

¿Ya has tomado nota de todos los pasos a seguir para una mudanza en la que todo salga como se ha planificado? 😉

 

Reduce costes: Vende lo que no uses

Uno de los mayores hándicaps de realizar una mudanza es el coste económico. Dependiendo del tipo de mudanza que vayamos a realizar el grosor de la factura puede crecer de forma alarmantes.

Para evitar el sobre coste en una mudanza podemos realizar una serie de actividades que contribuyan a abaratar el proceso:

  • Vende cosas que no uses: Ropa antigua, calzado, libros e incluso muebles. Hoy en día y gracias a la multitud de plataformas de segunda mano de que disponemos, es sencillísimo sacar dinero por deshacernos de aquello que no usamos.
  • Ajusta tu calendario: Una de las cosas que penalizan más económicamente es cuando realizamos la mudanza por fases y en un espacio de tiempo alargado. Independientemente de si contratamos a una empresa de mudanzas en Madrid o en una ciudad pequeña, cuantos más días se alargue el proyecto mayor será el coste. Esto también ocurre si realizamos la mudanza nosotros mismos, ya que normalmente tenemos que alquilar medios de transporte y se cobra por día. Así como el hecho de que si estamos pagando un alquiler o vamos a vender una propiedad, cuanto más tiempo tardemos en dejar la anterior vivienda más meses estaremos pagando gastos fijos en ambas casas.
  • Limpia y repara a fondo: Si la vivienda anterior es de alquiler y dejamos desperfectos o suciedad acumulada corremos el riesgo, casi con total seguridad, perderemos la fianza. Si planeamos vender una casa en propiedad es imprescindible hacer una limpieza a fondo, reparar los pequeños desperfectos y volver a acondicionar mínimamente la vivienda. Así conseguiremos que surja un comprador de forma más rápida, ya que está demostrado que una vivienda en buenas condiciones se vende antes (muy pocas personas saben identificar las posibilidades de reforma que tiene una vivienda).
  • Pinta pronto la nueva vivienda: No esperes a instalarte en tu nueva casa, si pintas la casa antes de que sea la mudanza te ahorraras horas de limpieza. O la necesidad de tener que contratar a un equipo de limpieza porque no eres capaz de eliminar los restos de pintura de tus muebles o el suelo nuevo.

Una mudanza es un proceso complejo en el que tenemos que invertir todo nuestro tiempo, básicamente porque tratamos de acondicionar un espacio habitable para nosotros y nuestra familia.

 

Todo debe estar en su lugar

Cuando nos mudamos es importante tener en cuenta que todas, o la mayoría de nuestras pertenencias serán movidas de un lugar a otro, y muchas de estas pertenencias en ciertas ocasiones pueden llegar a extraviarse o a romperse en caso de que no se les tenga el cuidado debido, por ello daremos algunos consejos que servirán para que todas nuestras pertenencias lleguen bien a nuestro nuevo hogar.

Comenzaremos con las cajas y las bolsas en las cuales almacenaremos nuestras pertenencias durante el traslado. Lo principal es conseguirlas de buen tamaño, para poder almacenar las pertenencias. Además, se debe contar con algunos elementos amortiguadores como la espuma o los plásticos de burbuja, que nos permitirán asegurarnos de que los objetos frágiles lleguen  bien.

Ahora bien es necesario considerar que las cajas o bolsas deben ser gruesas para poder soportar las cargas, pero no deben ser demasiado grandes, pues si bien a estas les cabrían más objetos, esto haría que fueran más pesadas y por ende más difíciles de transportar.

 ¿Qué objetos deben guardarse en cajas y cuales en bolsas?

A la hora de embalar nuestras pertenencias, posiblemente nos entre la duda acerca de qué podemos meter en cajas y qué podemos meter en bolsas. Bien, esto se podría definir de una manera sencilla. Los objetos frágiles, como vajillas, deberán de ir guardados en cajas para poder brindarles mayor seguridad en el traslado.

Por otro lado, los objetos blandos, como la ropa, podremos meterla en cajas o bolsas, según nos sea más cómodo y sencillo. Además, como hemos señalado anteriormente, podremos utilizar estas prendas de ropa, mantas o sábanas, para proteger los objetos más frágiles dentro de las cajas. Respecto a los cojines, también nos podrán servir para separar los muebles unos de otros en el camión de mudanzas, para evitar roces y posibles arañazos o abolladuras.

Una vez que lo vayamos guardándolo todo, deberemos ir etiquetando cada caja y bolsa para poder facilitar luego el desembalaje. Podremos hacer una lista de lo que contienen o simplemente especificar la categoría (ropa, libros…). Además, podremos marcar con números la habitación a la que pertenecen dichas cajas o bolsas.

Sabemos que puede ser muy estresante todo el asunto de la mudanza, por eso, mudanzas Las Naciones estamos dispuestos a brindarle asistencia durante todo su proceso de mudanza, para hacer de esta una mejor experiencia.

 

La importancia del transporte en una mudanza rápida

Finalmente, desde Las Naciones nos gustaría hablaros de la importancia del transporte en una mudanza, ya que sabemos que es uno de los últimos aspectos a los que se les suele prestar atención cuando hablamos de una mudanza.

¿Vamos a alquilar una furgoneta? ¿Sabemos conducir un camión pesado? Si nos tenemos que hacer estas preguntas, tal vez sea hora de plantearnos contar con la ayuda de profesionales cualificados en el sector.

El primer síntoma de que la mudanza que estamos organizando es demasiado grande y que es necesario contar con los servicios de una empresa profesional de mudanzas, es cuando necesitamos dar muchos viajes aunque alquilemos un vehículo para cargar las cajas. Para conducir un camión grande hay que tener un permiso especial que muy pocas personas tienen y, sin este tipo de vehículos, la mudanza se puede alargar de forma alarmante. El proceso de la mudanza no sólo se vuelve tedioso, sino que llega a ser peligroso y nos puede llevar más tiempo de la cuenta. Lo que se traduce en más gasto al tener que mantener el vehículo alquilado durante más días, tiempo extra que le restamos al resto de tareas, estrés gratuito y el inconveniente de tener que pedir ayuda a familiares y amigos durante varios días.

Además, es importante recalcar que no están igual de equipadas las furgonetas de alquiler que un camión de mudanzas. Un camión de mudanzas está diseñado para hacer mudanzas, por lo que está equipado para garantizar un traslado exitoso. Sin embargo, una furgoneta normal no. Por lo que podremos tener problemas ante frenazos bruscos, giros cerrados en la ruta….

Cuando la mudanza que necesitamos hacer es grande, son tantos los inconvenientes que se presentan que, económicamente, no compensa intentar hacerla por uno mismo. Ya no hablamos desde el punto de vista de una empresa que te dice esto para recomendar sus servicios, sino que a nivel práctico es poco realista.

¿Cuántas personas tienen la capacidad de desmontar muebles y trasladarlos? Tareas simples como el traslado de una cocina o una librería requieren de más conocimientos de los que nos imaginamos. Básicamente porque el objetivo de hacer una mudanza es la de llevarnos nuestros enseres personales a una nueva vivienda para seguir usándolos como hasta ahora.

Algunas empresas de servicios de mudanzas en Madrid diseñan las rutas según las condiciones del tráfico en cada momento. Al hacer mudanzas diariamente conocen las mejores rutas para ir a cada zona de la ciudad dependiendo del horario. Así evitan los atascos de tráfico, las horas de mayor congestión donde no se puede aparcar en carga y descarga, así como reduciendo el tiempo de traslado de un punto a otro. Una ventaja bastante importante si vamos a realizar una mudanza grande que requiera de varios viajes.

 

 

Y aquí termina nuestra guía. Hemos querido explicaros todos los aspectos más importantes, dudas que nos plantean nuestros clientes, consejos y errores a evitar. Esperamos que os haya servido de ayuda y hayamos podido facilitaros un poquito vuestro trámite de mudanza.